Las 10 claves del empleo con apoyo

Apuesta por la inclusión:
El empleo con apoyo es un modelo que persigue la inclusión laboral de las personas con discapacidad intelectual en empresas ordinarias.

Se basa en un apoyo individualizado:
Un/a profesional apoya al trabajador con discapacidad en el desarrollo de sus funciones en el propio puesto de trabajo durante el tiempo que sea necesario.

Genera círculos de apoyo entre compañeros:
Durante la fase de incorporación se propician apoyos naturales entre los equipos de trabajo que favorecen la plena inclusión en la empresa.

Crea Empresas con valor:
Las empresas que asumen la diversidad como un valor añadido generan un mejor clima laboral y tienen una mayor responsabilidad e impacto social.

Produce Redes de colaboración:
Pone en contacto y genera sinergias entre entidades del sector social y del sector productivo.

Garantiza la eficacia profesional:
Los procesos de selección de candidatos y la planificación de las fases de apoyo e incorporación garantizan trabajadores motivados, profesionales y eficaces.

Permite ejercer un derecho:
La Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, reconoce su derecho a trabajar en entornos laborales abiertos, inclusivos y accesibles.

Mejora nuestras sociedades:
La incorporación de estos trabajadores como personas capaces e independientes económicamente es uno de los pilares básicos para conseguir la inclusión social.

Ayuda a cumplir la Ley:
El empleo con apoyo garantiza la inclusión laboral en igualdad de condiciones, conforme a lo dictado en la Constitución Española y demás normativas nacionales e internacionales.

Genera beneficios fiscales:
Las empresas que incorporan a sus plantillas personal con discapacidad se benefician de incentivos fiscales y deducciones en las cuotas de Ia Seguridad Social.

Antecedentes y Evolución

El Empleo con Apoyo (Support Employment) nació como un modelo de integración laboral para personas con discapacidad grave, y comenzó a desarrollarse en Estados Unidos en los años 80 (Weman, Moon, Everson, Wood y Barcus, 1981). En una primera aproximación se definió el Empleo con Apoyo como “un empleo competitivo en entornos integrados, para aquellos individuos que tradicionalmente no han tenido esta oportunidad, utilizando entrenadores laborales preparados adecuadamente y fomentando la formación sistemática, el desarrollo laboral, y los servicios de seguimiento entre otros” (Wehman et al. 1987).

El Empleo con Apoyo se ha ido extendiendo por distintos países del mundo. En España se dio a conocer públicamente en el I Simposio Internacional sobre empleo con apoyo que organizaron el Consell Insular de Mallorca y la Universidad de les Illes Balears, en Palma, del 2 a 4 de diciembre de 1991. A partir de este momento son numerosos los programas que se basan en esta metodología para promover la integración socio laboral de personas con discapacidad. Esta metodología se basa en un sistema estructurado de apoyo cuyo objetivo es la incorporación laboral y el mantenimiento de un puesto de trabajo remunerado por parte de las personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo. El apoyo es proporcionado por el preparador laboral, profesional que va a acompañar al trabajador con discapacidad en todo su proceso de integración social y laboral. El apoyo proporcionado a la persona no sólo incluye ayudas en el aprendizaje de las tareas en el propio puesto de trabajo (formación “in situ”) sino que también implica un soporte en el desarrollo de habilidades complementarias (de autonomía, relación social, etc.), fundamentales para la vida activa.

El derecho al trabajo y el empleo con apoyo

A nivel internacional este derecho viene avalado por La Convención de la Organización de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad (Nueva York, 13 de diciembre de 2006) en la que se apuesta de manera clara por el acceso al empleo de este colectivo tal y como se expone en su artículo 27:

“Los Estados Partes salvaguardarán y promoverán el ejercicio del derecho al trabajo adoptando las medidas pertinentes, (…) entre ellas (…) alentar las oportunidades de empleo y la promoción profesional de las personas con discapacidad en el mercado laboral, y apoyarlas para la búsqueda, obtención, mantenimiento del empleo y retorno al mismo”.

En España fue necesario esperar hasta el año 2007 para que se aprobara el Real Decreto Estatal 870/2007 que regula el programa de Empleo con Apoyo como medida de fomento de empleo de personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo. Este Real Decreto viene a dar una estructura y un apoyo legal a un modelo que ya se estaba desarrollando y estaba siendo financiado por fuentes autonómicas, privadas, a través de las asociaciones o de las propias personas usuarias o sus familias.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Publicidad digital Alicante